Dossier de Ambrosio

Este dossier contiene el relato que el Consejo Nocturno le obligó a confesar, con capucha y electroshock, a Ambrosio, el abuelo de Mael, en relación con los sucesos de 1918 en el Real Sitio de San Ildefonso.

El Consejo Nocturno tiene una copia de este dossier en la Cúpula del cielo en el corazón mismo del Ángel Vigilante.

El dossier cuenta como Ambrosio participó en las investigaciones del Marqués en el Real Sitio de San Ildefonso.

A finales del siglo XIX se celebró en el Real Sitio de San Ildefonso un festín para personalidades de cierto abolengo de la época. Entre ellos se encontraba un peculiar astrónomo, llamado Bernardo Schultze, que divertía a las damas con su charla y hablaba de un planeta devorado. Después de que los presentes le exigieran al astrónomo pruebas de lo que decía, empezó a improvisar ciertos ceremoniales. Pocas noches después, se paseaba por palacio una aparición fantasmal que bautizaron con el nombre de la Preñada. La entidad se sentía atraída por los focos de calor.

Los hechos narrados en el dossier se centran poco después de las investigaciones de Otto Lehner sobre este fenómeno, y de que los vaivenes de la Reina María Cristina con la entidad le obligaran a ocultar, por puro terror, a la entidad en una cámara secreta.

En la madrugada del dos de enero de 1918, Ambrosio, junto con tres voluntarios más, acompañó al Marqués de Riofrío en la búsqueda de esa cámara secreta y de la entidad que moraba en su interior. Basándose en las investigaciones que Otto Lehner había volcado sobre la Preñada en su In Nocte Consilium, pudieron determinar, con bastante rapidez, el lugar donde habían encerrado a la entidad invocada por el astrónomo.

La cámara oculta era un panteón sobrio y de baja altura escondido en el ángulo oblicuo de una escalera. Al descender se encontraron con la visión de la Preñada y del cosmos que latía a su alrededor. Pudieron ver constelaciones, vislumbrar el planeta devorado, brumas siderales, astros anillados y bolas de fuego. El panteón escondido era la morada de la Preñada y también el observatorio a un universo ignoto.

El Marqués perdió su lucidez al contemplar ese espectáculo, cogió su revolver y asesinó a sus tres ayudantes disparándoles en la cara. Después le dijo a Ambrosio que tomara nota de todo y que incendiara el lugar con él dentro. El fuego se vio desde Segovia.

Años más tarde, el Consejo Nocturno comprendió que el incendio del Real Sitio de San Ildefonso era un precedente sobre el que deberían indagar para comprender el presente, y torturaron a Ambrosio para conseguir toda la información. Ambrosio sólo accedió a firmar la confesión cuando el Consejo aceptó la exigencia de que su hija y su descendencia tenían que ser acogidos en la logia. Este es el origen del sombrío pacto entre el Consejo Nocturno y la familia de Mael.

2 comentarios sobre “Dossier de Ambrosio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: