Mael

Mael forma parte del Consejo Nocturno.

Es un miembro joven dentro del Consejo, pero a pesar de ello, desprende una gran erudición. Forma parte del séquito de Lamberto Mahmud Tannus, uno de los veintidós hierofantes de la orden. Su ascenso dentro de la secta ha sido meteórico, aunque involuntario.

Lleva gabardina y camina ayudándose de un bastón extensible desde que una prostituta danesa le agredió en el muslo izquierdo con una navaja.

Su abuelo Ambrosio fue un hombre longevo; sirvió al marqués del Real Sitio de San Ildefonso con veintisiete años. Fue el primero de su familia en formar parte del Consejo. Ingresó en la secta como noviciado sólo por honrar un pacto que protegería a toda su familia. Nunca tuvo interés en ascender. Los maestros lo querían sólo por su conexión con las sectas aristocráticas de la época y por atestiguar una de las pocas umbras provocadas por la mano del hombre, obra de Bernardo Schultze. Mael aspira a poder reivindicar, algún día, la denostada obra de su abuelo.

La madre de Mael se ahorcó el día que él cumplía catorce años, tras un lío con el hierofante de su séquito. Días después, Mael logró drogar con una sustancia paralizadora al hierofante y lo hirvió en una bañera.

Mael es un hombre de rituales, de tradiciones. Le mueve una curiosidad implacable, como una pasión tormentosa por saber más, como un deseo de conocimiento siempre insatisfecho. Su afán por descubrir cuál es el origen de las huellas y de las umbras que asolan la tierra, le llevan a seguir las pistas de Dismas, un gran maestro de su orden, que ha ido dejando pistas de conocimiento a lo largo de sus viajes, y que parece saber más de la naturaleza del fenómeno que ningún otro.

Agnés le dijo una vez: «Mael, eres un eclipse. Eres mejor y peor en cada uno de los sentidos que esculpen tu alma». Eso fue antes de llegar al Acervo, antes de tatuarse versos extraídos de los grimorios sagrados por todo su cuerpo, y antes de convertirse en la primera forma de vida en la Tierra capaz de trascender su condición de eco para las huellas.

5 comentarios sobre “Mael

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: