Ángel Vigilante

El Ángel Vigilante fue una vez el punto neurálgico del Consejo Nocturno, un caserón en mitad de un bucólico robledal de la Sierra de Guadarrama. En la distancia, a través y por encima del bosque, se podían ver los tejados de Collado Mediano.

El caserón estaba compuesto por múltiples estancias atestadas de librerías, pasillos por los que deambular y rincones en los que perderse en cavilaciones entre los crujidos de la madera del suelo y el tictac de los relojes.

La Sala capitular era el lugar más sagrado del recinto, y ahí es donde se congregaban los maestros de la logia en los momentos más excepcionales.

6 comentarios sobre “Ángel Vigilante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: