Huellas importantes

Huella del Real Sitio de San Ildefonso (La Preñada) Esta huella menor fue invocada durante un ceremonial improvisado en 1918 por Bernardo Schultze, mucho antes de que las umbras asolaran nuestra realidad. Este caso fue documentado en el Dossier de Ambrosio y en el libro de Otto Lehner In nocte Consilium. Se le llamó laSigue leyendo “Huellas importantes”

Cisma de Levante

El Cisma de Levante era una congregación de cuarenta y tres sacerdotes excomulgados. Adoraban a una huella que se parecía vagamente a la imagen occidental de Jesucristo. El Cisma de Levante se diferenciaba del Consejo Nocturno en que gozaba de la simplicidad del presente. Comenzó con una insurrección clerical silenciosa promovida por el Abad Cordera,Sigue leyendo “Cisma de Levante”

Proyecto Querox

El Proyecto Querox es un cúmulo de firmas empresariales agrupadas bajo un mismo sello. Tienen como finalidad hacer avances tecnológicos en el campo de las huellas y la fotónica. Su cúpula directiva creyó que era importante enfocarse en una línea de producción que aprovechase el fenómeno. Gracias a los avances que hicieron en el estudioSigue leyendo “Proyecto Querox”

Consejo Nocturno

El Consejo Nocturno no es una secta, es la égida de la humanidad en materia ocultista. El Consejo Nocturno no es una secta, es la reguladora del teatro esotérico mundial. El Consejo Nocturno no es una secta. Su origen se remonta al umbral del año cero, durante el cristianismo primitivo, mucho antes del Primer concilioSigue leyendo “Consejo Nocturno”

Abad Cordera

El Abad Cordera fue el líder y fundador del Cisma de Levante. El Cisma de Levante se diferenciaba del Consejo Nocturno en que gozaba de la simplicidad del presente. Comenzó con una insurrección clerical silenciosa promovida por el Abad Cordera, hasta consagrarse como cisma. Construyeron un santuario en un mediocre edificio frente al mar enSigue leyendo “Abad Cordera”

Padre Araujo

El padre Araujo se unió al Cisma de Levante buscando una fe que perdió hace mucho tiempo. Se ordenó sacerdote muy joven, a los veinticinco años. Amaba la estructura, el orden y la liturgia. Cuando apenas llevaba unos meses ejerciendo su curato, un hombre alcoholizado apareció en su confesionario. El hombre le contó que vivíaSigue leyendo “Padre Araujo”