El Arriero

El Arriero quizá sea la primera entidad con la que se encuentran muchos nuevos condenados al llegar a las proximidades de la Parroquia.

Desde el pescante, inclinado sobre sus rodillas, gobierna una descomunal carreta llena de cadáveres amortajados y apilados. El arriero conduce con asfixiante lentitud entre los cenagales fangosos de los Reinos fronterizos de la Parroquia. A la cabeza del carro, dos asnos macilentos, de cabeza gacha, testuz al frente, y patas resentidas por el peso de la carga, lo hacen progresar a través de las inmediaciones de la Parroquia.

Tiene la cara de un cadáver en semi descomposición, luce una piel apergaminada y un bigotillo largo y cerdoso que cubre una sonrisa de quemado: sin labios. Viste unas ropas andrajosas hechas jirones y un sombrero de ala ancha que le cubre un cráneo sin cabello. Su imagen hace evocar algunas ilustraciones del diablo.

Su empeño es el de mantener saciadas a las jaurías de condenados que moran en las cercanías de la Parroquia con los despojos humanos que transporta en su carromato.

Su sosegado merodear por los cenagales, y el hecho de no encontrarse en el interior de la Parroquia, confunde a los ingenuos, que lo consideran un simple cochero. Pero no es así: el Arriero es una entidad descomunal, uno de los pocos que recuerdan haber visto al Cavador fuera de su desembocadura, conocedor de la lengua vernácula de los espantos, agente del Aherrojado y el único autorizado de recorrer todos los atajos de la Parroquia.

2 comentarios sobre “El Arriero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: